Search
  • Global Factoring

Conoce las diferencias entre el factoring y un crédito bancario



Los problemas de flujo de caja son muy comunes en las empresas y se suelen dar debido la demora en la cobranza de facturas. Dos de las soluciones más comunes frente a un problema de liquidez son realizar factoring o solicitar un crédito bancario. Te contamos cuales son las diferencias entre ambas y sus ventajas.


Crédito bancario

Un préstamo es una forma de financiamiento otorgada por los bancos ya sea a personas naturales o a empresas de distintos tamaños. Este debe ser respaldado por la capacidad de pago y los ingresos del solicitante. Un crédito supone un voto de confianza que el banco le otorga a una empresa.


Factoring

Por otro lado, el factoring se refiere a la adquisición rápida de liquidez a través de la venta de facturas por cobrar. Es ideal para las pymes ya que no solo otorga el capital de trabajo que se necesita, sino que también te simplifica la gestión de cobranza. Ya no hay la necesidad de estar detrás mes a mes de la cobranza de la factura.


Esta última herramienta tiene más beneficios para las empresas medianas y pequeñas por lo siguiente:


1. Proceso sencillo y rápido: Los préstamos bancarios pasan por un proceso más largo y tedioso de aprobación que el factoring.

2. Liquidez inmediata: El factoring asegura liquidez en tus cuentas en máximo 1 o 2 días, dependiendo de la naturaleza de la operación.

3. Optimiza la gestión de cobranza: La empresa ya no se tiene que encargar de cobrar la factura, esta labor es asumida por el factor. Solo se deberá enfocar en seguir produciendo.

4. No genera endeudamiento: a diferencia de un crédito, la operación de factoring no se registra como deuda en el sistema financiero.

5. No copa líneas bancarias: Al utilizar esta herramienta con una empresa de factoring, las líneas de banco no se ven saturadas y permite para acceder a otros créditos de ser necesario.


Ambas herramientas suponen una solución para tu problema de flujo de caja y puedes elegir la que más se ajuste a la necesidad de tu negocio. Sin embargo, es más recomendable el factoring si lo que busques es inmediatez y mejorar los procesos de cobranza.